Las mujeres por diferentes motivos pueden sentir dolor al hacer el amor con su pareja.

Sin llegar a ser vaginismo (se puede realizar el coito), ni anorgasmia (fuera del coito no hay dificultades para conseguir el orgasmo) se trata de un coito molesto y puntualmente doloroso. Requiere un abordaje multidisciplinar para garantizar el éxito.

En este caso, es conveniente acudir a un especialista en sexología. El dolor vaginal tratado por un profesional mejora las relaciones sexuales de pareja evitando molestias innecesarias.

Contacta ahora y cuéntame cómo puedo ayudarte