Pederastia y abusos infantiles

El abuso sexual infantil, más allá del enfoque legal, el objetivo, de tratar los abusos infantiles, es el bienestar del menor en su sentido más amplio. Se pretende reparar el daño e interferir o modificar posibles intervenciones que, lejos de ayudar, puedan agravar aún más las consecuencias, a pesar de la buena voluntad. En caso de producirse en el entorno familiar más directo, el abordaje puede ser global para el abusado y el agresor.

Pederastia es la relación sexual  de un hombre con niños. Son consideradas relaciones homosexuales masculinas. 

En ocasiones, hay tratamientos para los adultos que comenten abusos sexuales infantiles o actos de pederastia. Sobre todo en caso de agresiones leves. A pesar de lo “impactante” del concepto, las agresiones leves no suelen tener un abordaje psicoterapéutico. Se trata de ayudar al sujeto a superar de forma completa sus inadecuadas “salidas eróticas”; más allá (o junto con) sus implicaciones legales.