Mi punto de vista sobre
la sexología y la psicología

El móvil, tú y yo. Cuando el teléfono móvil interfiere en la relación de pareja.

24/08/15


La nomofobia (del inglés no-mobile-phone-phobia), es el miedo irracional a estar sin teléfono móvil, y es esa sensación de incomunicación cuando no se dispone de él, el síntoma principal de la ya conocida como “la nueva enfermedad del siglo XXI”.

Según algunos expertos, la necesidad del uso abusivo de los smartphones, fomenta el desinterés por la vida real, y la vida real es el tiempo que pasamos en compañía de nuestras familias, nuestros amigos y nuestras parejas. “Es que no me escuchas cuando te hablo”, “es que parece que no te importa nada más que tu móvil”, “cuando quiera decirte algo importante tendré que mandarte un Whatsapp” son ejemplos de frases no poco habituales, que inician diferencias e incluso discusiones entre los miembros de una pareja y es que realmente la atención es una forma de demostrar a los demás que nos preocupamos por ellos.

La demanda de pasar ese tiempo en la “vida real”, de uno hacia el otro, sin que parezca que el “adicto” está conectado y ausente constantemente, en ocasiones puede desencadenar situaciones que podrían evitarse con el compromiso de ambos en:

  • Delimitar un tiempo para dedicar al uso del móvil
  • Proponer un tiempo juntos sin uso de aparatos al día (que uno no revise su pantalla mientras el otro almuerza)
  • Compartir aficiones con la pareja
  • Evitar hablar temas importantes de pareja mediante tecnología y esperar a pasar tiempo físicamente juntos para contar lo que nos preocupa
  • Dedicarse a una sola tarea a la vez (ver una película, cenar…) sin que los teléfonos interfieran, por ejemplo, quitándoles el sonido.

La baja calidad del tiempo que se pasa juntos, la disminución de la comunicación frente a frente, la falta de  actividades en conjunto, son aspectos importantes para la pareja que pueden mejorar si tenemos en cuenta estos consejos.

¡Y recuerda! Las conversaciones en persona son mucho más gratificantes que las que se puedan tener a través de un aparato, si a pesar de ser consciente de ellos no eres capaz de poner freno al contacto abusivo con tu teléfono, no dudes en consultar a un expertoen adicciones que te ayude a conducir tu abuso a un buen uso.