Mi punto de vista sobre
la sexología y la psicología

Coaching' sexual y otras herramientas para olvidar a tu ex

13/03/16

Olvidando a una expareja

Las rupturas en parejas jóvenes suelen ser a veces hasta más complicadas de superar que las adultas (salvando las distancias) porque aún no se tiene una identidad completamente formada, faltan experiencias, más madurez etc. Por todo ello, es importante tener en cuenta dos cosas fundamentales antes de comenzar una relación: "Que cuando tengamos pareja nuestra vida no gire en torno a ella y ser conscientes de que las relaciones pueden no durar para siempre".

Olvidar a un ex depende de muchas cosas, las más importantes: si te han dejado o has sido tú quien ha dejado y si la relación se fue marchitando con el tiempo y no te sorprende la ruptura, o bien te la encontraste de golpe. Lógicamente, la ruptura es mucho más dolorosa y cuesta más recomponerse cuando te han dejado y cuando la ruptura no te la esperabas. 

El duelo tiene 5 fases

En el caso de que te hayan dejado, el proceso de superación de la ruptura supone afrontar un duelo. Al fin y al cabo, has perdido a una persona querida y tienes que hacer frente a la vida sin ella.Las fases serían cincoshock, negación, aceptación, asimilación y superación. Hay muchas formas de definir las fases, por ejemplo algunos manuales de Psicología, hablan de hasta seis fases (shock, negación, dolor y tristeza, aceptación, asimilación y superación) pero al fin y al cabo, el proceso es el mismo, en el fondo y en la forma. 

En la primera fase de shock no entendemos por qué nos han dejado, no esperábamos que pasase, sobre todo cuando la ruptura ha sido de golpe y no la preveíamos de ninguna manera. En la fase de negación no nos creemos lo que ha pasado, lo negamos, estamos seguros de que puede haber una solución. Además, otra fase puede ser la rabia, el dolor y la tristeza.

A continuación, comienza la fase de aceptación,aquí es cuando empezamos a afrontar lo sucedido. Sin embargo, esto sólo es posible si tenemos claro el porqué de que nos hayan dejado. "Si hace falta quedar hasta tres veces con tu ex para que te lo explique bien se hace. Lo importante es que te quede claro", apunta Jorba. "Es importantísimo para el proceso de superación, hablar con tu ex y que te explique cuáles han sido los motivos por lo que te ha dejado", insiste. Asimismo, empezamos a centrarnos en nosotros mismos. 

Por último, en la fase de asimilación superación, empiezas a cerrar la etapa y a comenzar una nueva vida. Algunos consejos que pueden ayudar en estas situaciones son :

  1. Entender el porqué nos han dejado y que no queden dudas
  2. No hablar en exceso de la ruptura
  3. Tener la agenda completamente ocupada, sobre todo al principio 
  4. Cuidarnos, mimarnos mucho y darnos caprichos. 

Si tú cortaste la relación

Por otra parte, si eres tú quien ha dejado, la ruptura obviamente no será tan dolorosa. En este caso, lo que se sufre realmente es el cambio de rutina, el giro que da tu vida, el pasar de compartir la vida con tu pareja a no hacerlo. "Sin duda, es una de las cosas que más duele en general y por eso sobre todo al principio, es muy importante ocupar ese tiempo, tener la agenda muy llena".

En general, cuando una pareja se rompe, tanto si el que dejas eres tú como al contrario, lo que más echamos de menos es la rutina que teníamos. En pareja, tenemos una serie de pautas como por ejemplo, el que me escriba por la mañana, que me de las buenas noches, el comer determinado días juntos etc. 

"Ser conscientes de esto nos ayuda a buscar alternativas. Por ejemplo, si los miércoles quedábamos para ir al cine pues haré otra cosa diferente con mis amigos, o si todas las mañanas me mandaba ese mensaje de buenos días, haré otra cosa positiva, como ponerme música. Se trata de buscar otro tipo de refuerzos".

Olvidando lo que pudo ser y no fue 

En ocasiones, estos casos son realmente dolorosos, pues se rompen las expectativas que tenías puestas en una persona a la que además tenías idealizada de algún modo. Por ello, lo primero que debemos hacer es saber qué queremos en una relación. Es decir, "si lo que queremos es ser feliz y esa persona no lo hace, mejor dejarlo estar, debemos hacernos fuertes".

Lo segundo es entender que no conocemos bien a esa persona, que la teníamos idealizada: si no nos quiere, ella se lo pierde. En tercer lugar, eliminar todo contacto que tengas con él/ella para que podamos pasar página de verdad; y por último, no perseguir ni rogar el amor de esa persona: "Si te dijo no un día, no le ruegues más, si después vuelve a los tres meses, que sea porque él quiere, no porque tú hayas insistido o le hayas tratado de conquistar'".

Cuatro consejos para superar estas desilusiones lo antes posible.

  1. Ser conscientes de que si no fue es porque a lo mejor no tenía que ser. 
  2. En ocasiones, estamos poco acostumbrados a la frustración, y debemos ser conscientes de que no pasa nada por no gustarle a la otra persona, tenemos derecho a no gustar (igual que nosotros a decidir si nos gusta o no). 
  3. No perseguir causas perdidas. Si no quiere estar con nosotros, es mejor dejarlo ir, empeñarnos en algo que no sale, al final repercute en nosotros. 
  4. Reforzar nuestra autoestima: cuidarnos más a nosotros mismos, dedicarnos más tiempo, dormir mejor, pedir ayuda si lo necesitamos, no aislarnos del resto del mundo y quedar más con tus amigos y con la gente que quieres.